• Compartir en Google+

money-167735_1280

En un post anterior vimos que una porción cada vez más grande de la población alquila su vivienda, siendo en el país un 16% y en la Ciudad de Buenos Aires 30%. Para ellos, en los últimos tiempos tanto el Gobierno Nacional como el de la Ciudad de Buenos Aires lanzaron líneas de financiación para acceder a una vivienda propia, con la intención impulsar un mercado de créditos que en Argentina hace tiempo está quieto.El mercado financiero también ofrece distintas opciones para que puedas llegar a tu primera vivienda a través de un crédito

Antes de tomar cualquier decisión es importante saber bien qué se entiende por un crédito hipotecario, también conocido como “hipoteca”. Es un contrato por el cual el cliente recibe por parte de una entidad financiera una cantidad de dinero que es un porcentaje del valor de un inmueble. Este inmueble será la garantía de que el cliente devolverá el dinero recibido más los intereses, en cuotas periódicas.

Lo particular de este tipo de créditos es que la entidad prestamista tiene una garantía especial. Si quien pide el préstamo no abona la totalidad, puede hacer vender el inmueble en cuestión y cobrar de allí lo adeudado. Por esta razón, los intereses suelen ser menores que en otro tipo de préstamos, porque el cobro del dinero es más seguro.

Como mencionamos, el cliente devuelve en cuotas periódicas el monto del préstamo más el interés. Este último es el porcentaje extra por año que va a recibir el banco que presta, a modo de ganancia.

Una de las grandes diferencias que hay entre distintos créditos es el tipo de tasa de interés que ofrecen. Por un lado, la tasa fija se pacta al inicio del contrato y se mantiene a lo largo de éste. La tasa variable, por el otro, se va ajustando por períodos determinados dependiendo de un patrón establecido, fluctuando entre límites convenidos.

Un factor importante que hace variar las condiciones de estos préstamos es el destino que se le dé ( puede ser vivienda única, familiar y de ocupación permanente, segunda residencia, entre otros). Los préstamos destinados a vivienda única familiar de ocupación permanente suelen tener mejores condiciones.