Coworking, cohousing y coliving: tendencias en inversión

Te presentamos tres alternativas de inversión que se han vuelto tendencia, que vinieron para quedarse.

Cuando hablamos de coworking, cohousing y coliving, no nos estamos refiriendo a otra cosa que a tres tipos emprendimientos inmobiliarios que están dando mucho de qué hablar, dado el interés que se ha suscitado con ellos estos últimos años.

Por si no estás muy al tanto de qué trata cada uno, a continuación te los detallamos:

Coworking: Son espacios de trabajo compartido, los que se han popularizado a partir del año 2012 y que han tenido desde entonces un crecimiento exponencial. De repente, muchas pymes, startups y empresas empezaron a contar con estos sitios para dar un lugar de trabajo u oficinas a sus empleados, con todas las prestaciones necesarias y a un costo mucho menor que alquilar un espacio sólo para ellos. 

Incluso, muchos trabajadores independientes también acceden a estos espacios que les permiten trabajar tranquilamente, fuera de su casa, sin tener que desenvolver grandes sumas de dinero en oficinas, servicios y todo tipo de infraestructura. 

Al invertir en un coworking, se apunta  a crear espacios que permitan el trabajo colaborativo, ofreciendo clientes servicios como internet, salas de conferencia, de reuniones, escritorios y sillas de oficina cómodas, sectores de recreación, entre otras comodidades. 

La clave para triunfar en este sector es definir el perfil del cliente al que se apuntará

Analizar a la competencia y plantear qué elementos diferenciales de valor podés aportar a tu clientela. El diseño de los espacios (diseño de interiores), las prestaciones y mobiliarios, serán elementos clave de inversión, que harán que traer gente a tu espacio y mantenerlos allí, sea más sencillo. Por otro lado, la ubicación también es fundamental: tu coworking deberá estar en una zona accesible y con medios de transporte en las cercanías. 

Cohousing: Esto es vivienda colaborativa. En realidad, es un modelo que existe desde los años 60, pero que en esta última década explotó en Europa y ha venido a Latinoamérica como una alternativa de vida y de negocios. 

En los cohousing se reúnen personas con intereses comunes, como por ejemplo los adultos mayores activos, que quieren tener contacto con personas de su edad, y que, por ende, tienen intereses similares. Entonces, estas personas depositan su dinero en estos espacios (cohousing) alquilándolos o comprándolos, para llevar la vida que desean. 
Para vos, como inversor, el desafío radica en crear el lugar ideal para que ellos puedan desarrollar sus intereses, mantenerse activos y vivir una vida plena aún después de jubilarse.

Coliving: En este caso, estamos frente a unidades relativamente pequeñas, como monoambientes o de dos ambientes chicos, que ofrecen a sus usuarios espacios comunes, para que las personas que allí viven puedan disfrutar de una vida en comunidad, en constante contacto con otras personas. 

Quien invierte en coliving, debe adquirir un predio que le permita ofrecer a sus inquilinos espacios de 20 a 40 m2, pero con una experiencia de vida en al menos 600 m2.

Estos emprendimientos inmobiliarios se presentan en la actualidad como la vedette del momento. Basta un buen plan de negocios y una correcta ejecución del mismo, para llevar tu inversión al éxito.

Esperamos que la información que hoy te brindamos te resulte útil y te deseamos el mayor de los éxitos en aquello que decidas emprender.