Post 10/12, ¿conviene invertir en USD a precios fijos o pesos ajustados por CAC?

Summary:

Las opciones para invertir en ladrillos.

El cambio de gobierno del 10 de diciembre promete, además de renovación política, modificaciones en la economía. Las inversiones en ladrillos, como siempre, seguirán siendo de las preferidas por los ahorristas de todo tipo, dada la estabilidad que muestran ante los distintos escenarios económicos.

Desde hace unos años las opciones más usuales son las inversiones en dólares a precios fijos y los fideicomisos en pesos ajustables por CAC, o una combinación de ambas.

  • Dólares a precios fijos: se pautan pagos fijos en moneda estadounidense, sin importar ninguna otra variable.
  • Fideicomisos en pesos ajustables por CAC: se plantea un precio en pesos y en cada cuota ese monto varía según el índice CAC (elaborado por la Cámara Argentina de la Construcción según la variación de costos de esa actividad).

El nuevo escenario político económico promete llegar sin restricciones a la compra de divisas y con una devaluación del peso. ¿Cómo influirá esto a la hora de elegir una forma de invertir en ladrillos?

Todo parece indicar que luego del 10 de diciembre el tipo de cambio se unificará: es probable que el dólar blue no suba (o que baje levemente) y el oficial aumente. Estos acomodamientos de la moneda nacional suelen producir el llamado pass through, o traslado de esos cambios a los precios. Los meses siguientes a la devaluación es de esperar que muestren un aumento proporcional de los costos de los materiales, ya que están ligados al mercado internacional. La mano de obra, en cambio tarda más en reacomodarse. Estos son los componentes principales del índice CAC (46% y 45% de influencia respectivamente), lo que terminará por impactar en el precio de las cuotas si se elige un fideicomiso ajustable por CAC.

En el supuesto de que el CAC aumente un 3% mensual, una inversión ajustada por este índice puede empezar con una cuota equivalente a 2500 dólares mensuales y terminar cerca de los 3500, teniendo en cuenta que los emprendimientos inmobiliarios pueden llevar 2 ó 3 años de construcción. La opción por los dólares fijos se presenta entonces, al final del día, como menos riesgosa y, en principio, como más económica para el inversor, por más que comience un poco más arriba (3 mil dólares por ejemplo).

Gabriel Gruber, CEO del portal inmobiliario Properati, explica que el tope de los precios en dólares fijos está dado por el valor del metro cuadrado actual de las unidades terminadas: “Si bien elegir cuotas fijas en dólares es menos riesgoso, los compradores tienen que saber que el techo del precio final tiene que ser el costo de una unidad ya terminada, porque de otra forma no valdría la pena apostar a una nueva. Por eso decimos que, de ser posible, lo mejor es comprar ahora uno terminado en dólares; luego un emprendimiento en dólares fijos; y, en tercer lugar por su nivel de incertidumbre por las cuotas finales, los ajustados por CAC.»