¿Cómo impactaría la Ley de Alquileres en los precios?

El proyecto de Ley de Alquileres que aprobó diputados y tratará el Senado estipula que los mismos deberían indexar en función del promedio de la inflación (IPC) y de la evolución de los salarios (RIPTE). Para analizar el potencial impacto en los precios, el sitio de búsqueda de inmuebles Properati.com.ar reconstruyó cómo hubieran evolucionado los precios con el proyecto de Ley desde agosto de 2017 y lo compararon con la evolución real del precio publicado de los alquileres.

La respuesta: la variación del mercado fue muy similar a la propuesta hasta 2018, pero en 2019 la fórmula del proyecto arrojaría aumentos mayores a los efectivamente observados en el mercado.

Simulando cómo hubiera sido la evolución de este indicador sintético propuesto por el Congreso, desde agosto de 2017, el resultado es que hasta agosto 2019, los alquileres podrían haber aumentado hasta 92%, lo que significa un 13% por encima de la evolución del IPA (Índice de precios de Alquileres de Properati y la consultora económica  Oikos Buenos Aires). Es decir, esta ley no habría logrado desacelerar el ritmo de aumento de los alquileres.

Esto sería así porque en el último año, como ya hemos señalado, los salarios le han marcado un tope el aumento de los alquileres, haciendo que estos últimos permanezcan por debajo de la inflación


Es importante destacar una aclaración metodológica, y es que el IPA está compuesto con los precios de las publicaciones de los alquileres y su evolución no está marcada por los aumentos parciales o de renovación de cada contrato de alquiler, sino que cada mes se toma la oferta nueva en el mercado. Es posible, entonces, que la nueva Ley pueda presentar límites a la hora de renovar un contrato ya firmado, pero el mercado de nuevos alquileres actualmente presenta una evolución de precios más cercana a los salarios, por lo que incluir al IPC en la ecuación permitiría valores más altos en el mercado.

“Analizando los datos de la simulación, vemos que la indexación propuesta hubiese resultado contraproducente para los inquilinos. Un departamento que en en agosto 2017 costaba $10.000, siguiendo la indexación del proyecto de ley costaría $19.200 en agosto de este año. Pero si observamos la evolución real de los precios de los alquileres ese mismo departamento costaría $17.900, mil pesos menos. En todo caso, podría ser más eficiente otorgar beneficios a los dueños de los departamentos para que extiendan la duración de los contratos, ya que no renovar implica para quien alquila gastos extras”, señala Gabriel Gruber, Director Regional de Properati.